Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 síntomas que demuestran que estás sufriendo el síndrome de “Olguita Marina”

Las teleseries antiguas de TVN nos han dejado escenas impactantes, canciones pegajozas y personajes de culto… pero pocos tan de cultos como lo fue Olguita Marina, aquel personaje de Sucupira que estaba casada con Don Segundo, un humilde boticario mayor que ella. Pero esto no era una relación cualquiera de amorsh, ya que la Olguita tenía una pequeña característica que hacían que el pobre Segundo anduviera tan depresivo que estuvo a punto de tirarse del Costanera Center: le daba por arrancarse en cualquier momento, dejando solo a su esposo por días, semanas y hasta meses. O sea, una especie de claustrofobia amorosa la cual era precedida por esos famosos “bochornos” que sufría la pobre, y que la hacían querer escapar a donde fuera, pero siempre lejos del pobre marido. La cosa es que esto no solo se quedó en la teleserie, sino que se transformó hasta en un síndrome que ha afectado a muchas mujeres que prefieren no afrontar momentos importantes y solo salen arrancando más rápido que Usain Bolt. Es por eso que hoy nos creemos Doctor Simi, sacamos a relucir nuestro posgrado en la Universidad del Mar y el diploma que hice en Word, y les traemos este TOP 5 llamado: LOS 5 SÍNTOMAS QUE DEMUESTRAN QUE ESTÁS SUFRIENDO EL SÍNDROME DE “OLGUITA MARINA”.

1.- Te vienen los “bochornos” de incertidumbre en momentos importantes:


Siempre antes de escapar, a este personaje de Sucupira le venían sus clásicos “bochornos”, esos ataques en los que apenas podía respirar y comenzaba a dudar de todo a su alrededor (sobre todo de su pobre marido, el cual se ponía tan depresivo cada vez que Olguita se iba que incluso se quería hasta suicidad). ¿Y en qué momento pueden dar los bochornos? En cualquier momento pue, sobre todo si erís demasiado insegura. Puede que quieras hacer algo y estás totalmente enfocada en eso, pero de la nada se te vienen las dudas a la mente y PAFFF…..AAAAYY, BOCHOOOOOORNO. Y ahí es cuando lo dudai todo, tanto así que prefieres dar un paso atrás o simplemente arrancar. Así que si andai demasiado dubitativa en momentos en que debes tomar una decisión importante, yo que tu me hago ver.


2.- Te pegas unas escapaditas de la nada:

Imagen relacionada

La Olguita Marina tenía como gran característica en Sucupira el que de la nada se escapaba de su pobre esposo, dejándolo solo por semanas e incluso meses, volviendo después muy campante como si nada. O sea sufre de una especie de “claustrofobia” emocional que, según ella misma, es más fuerte que ella. Si en ese aspecto tu erís de las mujeres que de repente siente que la cosa está demasiado aburrida con tu pareja y te pasan por la mente cosas cochinas con otras personas, o si quizá simplemente te aburrís de la persona que tienes al lado y lo único que quieres hacer es salir lejos y pegarte una escapá digna de Prision Break, entonces analízate porque el síndrome te está pegando jevi jarcor.


3.- Te aburres con facilidad de lugares o personas:

Resultado de imagen para olguita marina

Ya, puede que este sea el síndrome de Olguita Marina o de Summer (mirar 500 days of Summer o descargar pirata), pero si no hay nadie que realmente te “llene”, es porque estás sufriendo los embates de un olgamarinitis. Y eso puede pasar ah: quieres tener alguna relación con alguien, pero extrañamente pasa de que estás un tiempo con esa persona y de la nada se muere la florsh, momentos en los que simplemente te da la gana de estar con otro, y así. O inclusive puede pasarte con lugares en los que trabajas, vives o te desenvuelves, los cuales al comienzo te parecen piolits pero después simplemente te aburren tanto que prefieres pegarte una escapada. Así que si erís una loquilla que prefiere andar de lugar en lugar o de flor en flor, es hora de llamar al doctor.





4.- No te gusta involucrarte:

Resultado de imagen para olguita marina

Una mujer con síntomas de Olga Marina es alguien que puede llegar a tener una pareja con la que se da besiwis, se toma de la mano y hasta le cocina un queque al comienzo… pero cuando la cosa comienza a ponerse más seria y llega el momento de inclusive presentarse a los papis mutuamente, ahí simplemente sale arrancando hasta la frontera. Porque una Olga Marina no es alguien que quiera involucrar más allá que simplemente pasar un rato pulento con la pareja. Es decir, su perreo loco, su ponceo intenso, sus 2 semanas jugando por aquí y por allá, pero nada más que eso. Así que ten cuidado ah, porque el síndrome de Olguita Marina te puede llevar a momentos maravillosos, pero que no son para nda duraderos.


5.- Te gusta sociabilizar más que ninguna otra cosa:

Resultado de imagen para olguita marina

Una Olguita Marina de tomo y lomo le gusta sociabilizar más que ninguna otra cosa en esta vida. Poder conocer harta gente, hablar con muchas personas, ser el florerito de mesa… es decir, que haya más gente rondando detrás de ella que planetas rodeando el sol. Y ojo que eso les gusta ah, porque mientras más gente las sigue, más le dan ganas de pegarse escapadas con cada uno, lo que la transforma en una Olga Marina nivel super sayayin 4. Ahora, ¿Eso te da estabilidad? No po, porque si te vai a andar escapando a cada rato, no tendrás a nadie que te espere. Porque seamos serios, no hay nadie en este mundo con tanta paciencia como Don Segundo:


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *