Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 momentos que más te hicieron llorar de los animés clásicos

Sí, sé que últimamente hemos hecho varios posts con distintos tópicos acerca de los animés clásicos de los 90s y comienzos del 2000s… ¿Y? Porque los animés clásicos dan pa tantos posts que no me importa hacer uno más, y muchos menos si es con algo en lo que estas series eran expertas: en hacernos llorar. Porque loco, los animés clásicos tienen algo que las series de ahora muy pocas logran: crear en una sola escena una atmósfera de impacto y tristeza que era imposible no ponerse a llorar como magdalena luego de verla. Y aquellas lágrimas infantiles son la tinta que escriben este nuevo TOP 5 (PUTA QUE SON POETA OH), llamado: LOS 5 MOMENTOS QUE MÁS TE HICIERON LLORAR DE LOS ANIMÉS CLÁSICOS.

1.- Darien termina con Serena – Sailor Moon:

Los animés clásicos estaban repletos de las historias de amor más maravillosas y terribles al mismo tiempo. Y es que era raro porque en una escena podías ver un amor tan idílico como una novela de Shakespeare, y en otra escena podías ver a esa misma pareja sufriendo más que teleserie venezolana. Es por esto que aquel amor maravishoso entre Serena y Darian perfectamente podía terminar en cualquier momento, y eso era algo que nosotros sabíamos. Lo que sí no sabíamos era todo lo que íbamos a sufrir y llorar cuando el primero quiso terminar con la segunda. Es más, vean este video y díganme si no se les cae un lagrimón.


2.- Sakuragi no puede ayudar a su papá – Slam Dunk:

Slam Dunk debe ser uno de los animés más chistosos en toda la historia. Además de ser una serie tremendamente adictiva, entretenida y enganchante debido a esos partidos épicos de basquetbol, también tenía tantos personajes y situaciones chistosas que era imposible no largarse a reí mínimo unas 3 veces por capítulo. Pero a pesar de esto, también hay escenas tan tristes que destruyen tu corazón y lo tiran a un tacho de la basura. Y esta, cuando Hanamichi Sakuragi no puede ayudar a sus papás porque se pilló con un grupo de maleteros que solo querían darle el bajo, es de las peores :'(


3.- Los niños elegidos se van del digimundo – Digimon:

Hay animés que marcaron totalmente nuestra infancia, y Digimon es una de ellas. Todos soñamos con un Digimon, con ser un niño elegido, con viajar al digimundo y pasar aventuras increíbles. Y es que la historia es tan épica y maravillosa que a uno le daban ganas de vivirla. ¿Y qué fue lo peor de todo? Obviamente que cuando la historia termina po, algo que se puede ver en el último capítulo en el que los niños elegidos deben volver al mundo normal, dejando solos a sus digimones. Un capítulo tan triste que lloré más que Solabarrieta.


4.- Ash se convierte en piedra – Pokémon:

Arriba pusimos Digimon, y ahora ponemos Pokémon. Porque sabemos que estas 2 series tienen la pelea más épica en cuanto a los animés con monstruos de bolsillo, pero a pesar de esto no queremos elegir una sino que disfrutamos de las 2. Y hablando de Pokémon, aquel viaje interminable de Ash junto a Misty y Brock (y pikachu, obvio) tuvo un par de escenas que rasgaron tu corazón hasta partirlo en mil pedazos. ¿O es que acaso no se acuerdan cuando a Ash lo convierten en piedra, y todos sus pokemones se ponen a llorar por aquel trágico incidente? Loco, lo peor es ver a pikachu llorando, eso me parte el alma 🙁


5.- La muerte del Androide 16 – Dragon Ball Z:

Aersh, seamos sinceros: no hay serie con escenas más tristes e impactantes que Dragon Ball Z. Y aunque quieras pensar en otro animé pa tratar de rebatirme, te lo repito: NO, NO HAY OTRA SERIE CON ESCENAS MÁS TRISTES E IMPACTANTES QUE DRAGON BALL Z. Y es difícil porque hay muchísimas escenas que escoger, pero me fui por una de las más impactantes de la serie: cuando Cell mata al Androide 16, desencadenando que Gohan tuviera tanta tristeza y rabia que alcanzara una nueva transformación Sayayin. Una escena que simplemente te para los pelos y hace que se te corra alguna que otra lágrima.


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *