Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 momentos en los que te das cuenta que te convertiste en un adulto

El tiempo es algo que nunca se detiene, algo que muchos quisiesen frenar pero que nadie ha podido hacerlo. Y así como siempre quisimos ser niños, hay un momento en el que nuestra infancia se termina y no hay más vuelta que darle. Esas tardes viendo El Club de los Tigritos, esas noches de viernes compartiendo con la familia y con Video Loco, esos recreos de la escuela jugando a los tazos y esos maravillosos feriados disfrutando para salir a jugar a la calle con tus amigos… cosas que amamos de los 90, pero que nos damos cuenta de la triste realidad: Pasaron hace casi ya 20 años…¡NOOOOO, NOS VOLVIMOS VIEJOS!!! Y por eso, hoy quisimos hacer un TOP 5 melancólico, uno que nos demuestra que nos volvimos viejos y no nos dimos ni cuenta. Así que hoy les traemos a ustedes: LOS 5 MOMENTOS EN LOS QUE TE DAS CUENTA QUE TE CONVERTISTE EN UN ADULTO.

1.- No conoces ninguno de los dibujos animados actuales: 

Imagen relacionada

Ese triste momento en el que te sientas en tu sillón luego de haber tenido un día cansador, comienzas a hacerle zapping al tv cable hasta que te quedas pegado un rato en el Cartoon Network o Nickelodeon y te das cuenta de la triste realidad….no conoces ninguna de las series que dan en esos canales. ¿¡Que pasó con El Laboratorio de Dexter… o con la vaca y el pollito… o johnny bravo… o hey arnold… o por último los rocket powers!? Y ese triste momento en el que ves que ya no eres el de antaño, ese que se sabía todas las series animadas que daban y hasta incluso se sabía los horarios cuando las daban, te hace darte cuenta de la triste realidad: eres adulto y lamentablemente no conoces dibujos animados actuales porque ya no frecuentas esa actividad que tantas alegrías te dio. Y lo peor de todo es cuando vas donde un cabro chico y le preguntas por Doug, los castores cascarrabias o por las chicas superpoderosas, porque te das cuenta que no conocen ninguna de esas series… solo son niños ratas seguidores de cosas como Ben 10 o Peppa Pig. Tristeza :'(


2.- Revisas como escribías en las redes sociales hace 5 años y quieres pegarte un tiro:

Resultado de imagen para tx n3n3

Del 2005 al 2010 la juventud chilena tenía un pequeño problema con la RAE, uno que les hizo utilizar todas las redes sociales habidas y por haber en ese tiempo (incluyendo al rey fotolog y un naciente pero prometedor facebook) escribiendo con una ortografía digna de Junior Playboy dando la PSU de lenguaje. Si de verdad, esos tiempos en el que te encantaba no usar “H” para nada, poner una “K” en vez de una “C” y respetar los puntos y comas tanto como uno respeta los semáforos del GTA, son un tiempo que muchos tuvimos pero que ahora es el pasado oscuro que queremos olvidar. Y como siempre hay un amigo maletero y buena onda que le gusta meterse hasta nuestros primeros estados de facebook para darle me gusta y que así todos los vean (¡MALDITOS!), vemos nuestro yo del pasado, ese que escribía como un simio de zoológico y nos entra una vergüenza horrible, una en el que decimos “¿De  verdad ese era yo?”… en ese momento te das cuenta que dejaste de ser un adolescente, y solo eres un adulto que le gusta mostrarse bien ante los demás. Penita.


3.- Cambias tu email porque el antiguo te da vergüenza darlo:

Resultado de imagen para messenger msn

En ese tiempo en el que “dame tu messenger” era la gran forma de poder contactarse con los demás (algo así como un fósil prehistórico del “dame tu whatsapp”), muchos de nosotros al ver que MSN se usaba si o si con correo, comenzamos a dar nuestros primeros pasos en internet metiéndonos a hotmail y poniendo nuestros datos para crear lo que sería nuestro primer correo electrónico. El único problema si es que teníamos un extraño amor por crear emails que no fueran muy normales, sino que fuera lo más enchulado posible y que incluyera (no se por qué) nuestro año de nacimiento o el año en que lo creamos. Así que si tu primer correo no fue algo como ThU_javvieriiita_1995@hotmail.com o XxX_Marc3l0_xXx_69@gmail.com entonces no erís chileno. El gran problema de esto si es que, cuando comienzas a trabajar o dejar tu currículum en varias partes y te piden tu correo para contactarse contigo, no podis entregarle ese email tan asqueroso que tenías. Así que cuando te das cuenta que tienes que cambiarlo por uno tan aburrido como juanmanuelgonzalez19@hotmail.com, es por que si… creciste.


4.- Te das cuenta que tus compañeros de escuela comienzan a subir fotos de sus hijos:

Resultado de imagen para anunciar embarazo facebook

Si existe un momento en el que te das cuenta realmente que dejaste de ser ese niño que te encantaba ser y te transformaste forzadamente en un adulto sin remedio, es cuando te metes a tu facebook y el destino te da una bofetada de vejez a través de una cosa: cuando empiezas a ver que tus amigos o los que fueron compañeros de colegio comienzan a subir fotos de sus hijos, su familia, su casamiento o cualquier otra cosa como esa. Es ahí en ese momento en el que te das cuenta claramente que toda esa gente con la que jugaste cuando chico y con la que hiciste mil travesuras, ahora son personas casadas que ya tienen familia y que son oficialmente adultos. ¿Que hacer en ese momento, loco!? Nada, simplemente ponerse a llorar en un rincón porque la vejez llegó a ti. Y esto no es nada, porque el golpe de knock out completo es el que recibes cuando algún tío o conocido se te acerca y te dice: “Y usted, ¿Cuando oiga?”…. 4 palabras, 4 míseras palabras pero que te quitan toda la infancia y te dejan con vejez, canas, corega y pañales para adulto :'(


5.- Que un cabro chico te diga “señor” o “señora”: 

Resultado de imagen para abuelo simpson

Este punto es el fin de todo, el término oficial de tu infancia, el momento completo en el que te das cuenta que no puedes volver atrás ni con un Delorean. Ese triste momento que puede pasar en cualquier parte, en cualquier circunstancia pero en el que solo necesitas un niño a tu lado que te quiera pedir algo o con el que hables, y que te diga esa palabra que destruye tu juventud completamente: “Señor/señora”. Ahí es donde uno en vez de pensar “¿¡QUE TE CREÍS, PENDEJO MUGROSO!?”, lo único a lo que atina es a comenzar a analizar por qué un pendejo tuvo la cara de decirte señor/a. ¿Será mi cara? ¿Tendré muchas canas? ¿Me visto como viejo? ¿Por qué diablos me consideraron tan viejo pa decirme “señor/a”?Pero no puedes hacer nada al respecto, no hay vuelta atrás, los verdaderos niños ya te dejaron de lado y solo te resta darte cuenta que oficialmente tu infancia (o lo que te quedaba de ella) se acabó completamente. Tristeza en estado puro.


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *