Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 mejores personajes que aparecieron en capítulos de Hey Arnold

Si hay una serie que nos marcó a todos los cabros chicos que crecimos con la televisión y dibujos animados de los 90, esa fue Hey Arnold, una serie que se transformó más que simplemente monos, y caló profundo en todos los corazones de los niños que nos criamos con las aventuras del cabeza de balón y sus amigos. Y no solo es que fueran historias que nos encantaran, sino que también la serie estaba llena de personajes notables que, por una u otra razón, eran ayudados por Arnold para salir adelante de sus dificultades. Es por eso que hoy nos trasladamos directamente a los Nicktoons, y les traemos a ustedes un TOP 5 llamado: LOS 5 MEJORES PERSONAJES QUE APARECIERON EN CAPÍTULOS DE HEY ARNOLD.

1.- El Chico del pórtico:

Luego de que Arnold se pusiera a jugar con sus amigos al fútbol americano, el cabeza de balón lanza a su tocayo demasiado lejos del lugar, por lo que la pelota cae en el pórtico de una casa. pero no cualquier pórtico, sino que en el peor del todos: en el lugar donde vive El chico del pórtico (al que nunca se le dice su nombre real, así que yo cacho que a esta altura su carnet dice Chico del Pórtico). Lo bacán de este capítulo, es que jamás se sabe por qué este cabro tiene miedo de dejar su pórtico, pero aún así no es capaz de dar ningún paso fuera de el. Es más, a esta altura ya se transformó en el barrio en una especie de mito viviente (como la pincoya o un diputado honesto). Pero como siempre, nuestro gran protagonista, el cabeza de balón, quiere ayudarlo a que quite su fobia y le muestra fotos de como es el mundo que podría conocer si saliera de su pórtico. Y pa hacerlo más bacán, cuando se decide salir, se reune una multitod y llega hasta la televisión po, todo para cubrir este increible evento que es el chico del pórtico saliendo de su pórtico.  ¿Funciona la cosa? Obvio, si Arnold todo lo puede ?


2.- El Hombre Paloma:

A esta altura debe ser uno de los capítulos más tristes y que hace llorar a mares hasta a cualquiera que se crea rudo. Y es que el hombre paloma nos dio la tremenda lección de que cuando amas algo, no importa lo demás, lo dejas todo por seguir lo que quieres (en este caso, sus preciadas palomas). Así que luego de que Chester, una de las palomas mensajeras de Arnold se enfermara, Sid le aconseja que la lleve con el misterioso hombre paloma, lo que da pie a una de las típicas historias del google del creepypasta, Gerald. Así que luego de escuchar advertencias de sus amigos, Arnold decide ir a la azotea de un edificio avandonado, donde a un viejo vestido como aviador y con una gran cayuya que asemeja a una paloma. Luego de esto, Arnold logra conocer un poco más sobre este señor, sabiendo que se llama Vincent, que su amor por las palomas comenzó luego de hacer un trabajo en la escuela, y que sus amigos comenzaron a dejarlo porque lo creyeron raro. ¿Y que importa ser raro ante los demás, cuando sigues lo que a ti te gusta? La tremenda lección de este capítulo que termina de la forma más emocionante posible: con el hombre paloma volando hacia el infinito, y diciendo: Siempre lava las bayas antes de comerlas. Y vuela hacia el sol. Penita ;'(


3.- La tortuga Mandíbula:

Si había algo que Hey Arnold era capaz de hacer, era emocionarnos hasta llorar más que Solabarrieta. Y así como el hombre paloma logró sacarnos lagrimones, la historia de la tortuga Mandíbula no fue la excepción ah. Es que como no te puede dar pena que, luego de que el curso de Arnold hiciera una excursión al zoológico de la ciudad, fueran luego a presenciar a uno de los monstruos más temidos del lugar, presentado como una tremenda fiera pero que no era más que una vieja y cansada tortuga marina, que lo menos tenía era fiera porque había sido demasiado maltratada por todos los niños del lugar (tirándole cosas, escribiendo en su caparazón...¡MALDITOS SIN CORAZÓN!) Por lo que luego de presenciar a este pobre animal, Arnold decide que lo mejor es sacarla de su prisión, y con ayuda de su abuela Pookie (que a esta altura ya es la mejor abuela de la historia <3), logran escabullirse por el zoológico, meter a mandíbula a un auto, y llevarlo hasta el mar donde lo dejan libre y se va hacia el infinito. Porque el amor por los animales también es algo que esta serie plasma de la mejor manera.


4.- El Niño Chocolate:

El niño símbolo de la diabetes infantil, el paciente preferido de cualquier dentista, el que estaba literalmente sumido en la pasta pero en la pasta de cacao con azúcar: El Niño Chocolate fue protagonista de uno de los capítulos de Hey Arnold por específicamente su tremenda adicción al chocolate, algo que lo hacía ser completamente dependiente de esta sustancia y muy molestado por los demás, ante los que se podía incluso humillar si es que le ofrecían una barra de chocolate. Pero como siempre, nuestro heroe cabeza de balón no puede quedar ausente de esto, y se acerca a este niño para tratar de que por fin sea libre de su adicción ya que Wolfgan le había dicho que le regalaría 2 kilos de chocolate si podía dejar de comerlos por 2 semanas (a esta altura Arnold podría ser político ah, yo votaría por el). ¿Y que sucede? Bueno, como siempre, Arnold termina saliendo con la suya y logra hacer que el niño chocolate por fin pueda superar su adicción aunque este, bueno, en realidad no se si fue tan logro ah, porque este cabro termina haciéndose adicto de otra cosa: los rábanos. Ñe, se hace lo que se puede.


5.- Dino Spumoni: 

Si hay personajes notables dentro de los que aparecieron en Hey Arnold, este debe ser uno de los mejores. Dino Spumoni, antiguo cantante famosísimo pero ahora venido a menos (algo así como el Luis Dimas de Hey Arnold). Y bueno, como su carrera se viene a pique, no encuentra nada mejor que fingir su muerte, por lo que hace como que se lanza de su yate y muere ahogado, terminando si en la pensión del abuelo de Arnold, donde cree que podrá esconderse sin problemas. Y (obvio), el único que sabe que está vivo es Arnold, por lo que le ayuda a poder esconderse sin problemas. Viendo si que las ventas post mortem no son las esperadas, y que más encima un estafador se está haciendo pasar por Dino y así se transforma en la nueva estrella de la música, a Dino no le queda otra que escuchar el consejo de Arnold de que deje la farsa de su muerte, y que vuelva a los escenarios a tomar el lugar que le corresponde: el de una estrella. Así que luego de llegar donde estaba presentándose el farsante y darle una buena tusa, Dino toma el lugar que le corresponde y se manda una de las mejores canciones en la historia de los dibujos animados: sigo adelanteeee. voy a luchar (8)


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *