Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 mejores juegos que disfrutamos en el poly station

Ya, puede ser que el polystation haya sido la mayor farsa de todas. Te venía con el cuento de que traía 9999999999 juegos en uno, cuando en realidad eran como 3 juegos nomas a los que les cambiaban el nombre para que parecieran diferentes. Así, tenías el Super Mario Bros, Super Mario 3, Super Mario Moon, Super Mario Kreutzberger, Super Mario Sepúlveda, etc.. pero en todo caso, poco importaba eso cuando agarrabas el joystick y te ponías a jugar, porque a fin de cuentas, uno igual se terminaba entreteniendo con la poly (que venía a como ser la versión merkat de una consola original). Así que haciéndole honor a esas horas de entretención que pasamos pegados a la tele jugando con nuestra polystation (eso hasta que se fundiera el transformador), hoy le traemos un TOP 5 gamer llamado: LOS 5 MEJORES JUEGOS QUE DISFRUTAMOS EN EL POLY STATION (advertencia: cada juego viene con su música, así que prepárate para llora)

1.- Super Mario Bros (y sus millones de versiones):

El clásico de clásicos, el que todos han jugado por lo menos una vez en la vida, el que ninguno ha pasado entero porque a todos les da paja y se salgan como 4 mundos de una tomando los atajos. Y en todo caso, ahora que lo pienso bien, jamás sabré como fue que Mario llegó a la poly station, si se supone que es una creación original de Nintendo y que no dejan que el personaje esté en ninguna otra consola (bueno, puede ser porque la polystation era más pirateada y poco legal que diputado haciendo boletas falsas). Lo más divertido de todo si era que Mario era el nombre que más se repetía en el polystation, porque lo repitieron como 300 veces y le pusieron nombres distintos para que así se cumpliera la promesa de que verdad tuviera 9999999 juegos en uno. En fin, esas tardes jugando Mario Bros, no me las quita nadie <3


2.- Duck Hunt:


Más conocido como el juego de los patitos, el Duck Hunt es a esta altura un clásico de la polystation, y por sobre todo porque no era necesario usar el joystick normal para jugarlo sino que tenías que usar otra cosa: un joystick Pistola. Y ahí estaba uno, disparándole a la tele, y tratando de achuntarle a los patos que revoloteaban por toda la pantalla. Y como a nadie le gustaba no dispararles y que saliera ese perro maldito a reirse en tu cara, no quedaba otra que recurrir a al típica del chileno, a la triquiñuela, a usar trampa (algo que ya debería estar en la constitución de Chile): acercarse a la tele, y estando lo más cerca posible, dispararle a los patos casi encima de ellos para que así no se te escapara ninguno. Y de verdad era la técnica que nunca fallaba, la que lo hacía sentirse uno pistolero. Aunque en realidad, siempre me he preguntado: ¿Como rayos es que una consola tan penca como el polystation tuviera la tremenda tecnología de hacer que uno le disparara a la tele y de verdad funcionara la cosa? Es como que Junior Playboy fuera puntaje nacional en matemáticas y lenguaje. Impresionante.


3.- Circus Charlie:


Uno de los más queridos y con el que más se divertía uno, y que en realidad era super simple: un payasito que iba arriba de un león (suer shoro el payaso ah), y que tenía que saltar y esquivar un par de obstáculos, hasta llegar al escenario final en el que recibiera el aplauso de todo el público. Y de verdad era bacán porque la música de circo sonaba de fondo, y mientras uno avanzaba, cada vez se ponía más difícil la cosa. Así que en realidad era un juego en el que había que estar super concentrado para así saltar por los aros de fuego sin quemarse, y conseguir todas las bolsas de monedas que habían. Y bueno, más adelante habían más misiones como caminar sobre una cuerda y saltando encima de unos monitos, etc etc etc Así que Circus Charlie, aún te recordamos y seguimos amando con el corasound <3


4.- Road Fighter:


El need for speed del segundo quintil, el rápido y furioso de la pobreza de barrio, el juego de autos por excelencia del polystation. Lo bacán es que igual era super simple: un autito amarillo que va hacia arriba en una especie de carretera, y que tiene que esquivar varios autos rojos, tratando de no chocarlos y así terminar estrellado contra la baranda a lo Paul Walker. Y era entretenido porque la cosa en realidad no se trataba de llegar primero, sino de esquivar todas las cosas que te salían. Así que uno tenía que estar concentrado y más nervioso que monja con atraso para que nadie te chocara y llegaras sin problemas a la meta. Además, había una cuestión notable que a veces pasaba: uno iba manejando el auto, y de pronto al costado izquierdo¡PASABA VOLANDO SUPERMAN! ¿Que tiene que ver en el juego? ¿Que diablos hace volando ahí? No tengo idea, pero igual era bacán verlo pasar volando por la pantalla, mientras hacía un sonido de SHHHHHHHSHHHHHSHH


5.- Lode Runner:


Uno de los clásicos de juegos en primera persona, junto con el Mario Bros. El Lode Runner se trataba de un compadre que tiene que recoger todo el oro (¿o arena?) que hay entremedio del escenario, tratando de esquivar a los guardias que trataban de atraparlo (o sea, ser algo así como el cizarro mientras escapa de los guardias del supermercado). Y de verdad era un juego bien difícil, porque uno tenía que ser super estratégico para poder arrancar de los guardias o dejarlos enterrados, mientras uno tenía que encontrar todo el oro y luego ir hacia arriba para salir del lugar sin problemas. Y además de esto, pa ser más maletero, a veces el suelo tenía trampas por las que uno se podía caer, por lo que había que tener harto cuidado al respecto. ¿Que ajedrez ni que ocho cuarto? ¡Esto si es estrategia!


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *