Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 mejores juegos de recreo que jugamos solo pa aforrarle a los compañeros

Sea en los 90, sea a comienzos del 2000 o sea ahora, el recreo escolar siempre ha sido el momento más amado por todos los pendejos pajeros que van a clases solo a ver a la personaque les gusta. Eso si, hay una gran diferencia al recreo escolar de antes y el de ahora, ya que antes te las ingeniabas para jugar a lo que se te ocurriera, en cambio ahora solamente los cabros chicos pasan pegados al smartphone y nada más. Por eso el recreo de antaño es nostálgico, porque podías aprovechar esos 15 o 20 minutos pa jugar a lo que quisieras. Pero dentro de esos juegos, habían algunos no muy sanos, sino que ultra  brutales con los que solo teníamos un propósito: aforrarle al compañero. Es que a esa altura, volver a la sala de clases lleno de moretones ya era algo de rutina. Por eso hoy quisimos volver al patio de la escuela, y les traemos a ustedes un TOP 5 con golpes incluidos, llamado: LOS 5 MEJORES JUEGOS DE RECREO QUE JUGAMOS SOLO PA AFORRARLE A LOS COMPAÑEROS.

1.- Jugar al 25:

Se supone que nos han inculcado que hacer deporte siempre ha sido signo de actividad física, de compartir sanamente con los demás, de poder unirnos en torno a una pasión y blablabla pero jugando al 25, todo eso se iba a la reverenda punta del cerro. Y es que esta variante del futbol, inventada por un sádico que estaba aburrido en su casa y tenía ganas de golpear a alguien, era la mejor forma de salir moreteado del recreo: todos jugaban con la pelota y uno tenía que ir al arco, y la misión de los demás era tratar de hacerle goles al arquero (los que, de acuerdo a la combinación, sumaban un puntaje que tenía que llegar hasta que sumara 25) tocando una sola vez la pelota. Si la tocabas más de una vez o si la lanzabas para afuera, te tocaba ir al arco y horrorizarte por esto. ¿Y por qué? Porque cuando se llegaba al 25, todos tenían que ir a pegarle patadas al arquero hasta que arrancara y llegara a una meta predeterminada. Por eso, cuando chicos, ni el cuco ni Carlos Pinto nos daba tanto miedo como ser arquero del 25.


2.- Parir la chancha:

Este juego era uno de los peores, porque tu no cachabai cuando vendría ni cuando sucedería, sino que en el momento menos esperado.¡PAFFF!! Estabai jodido. Es que loco, parir la chancha es un juego en el que todos fuimos aunque sea alguna vez víctimas de un grupo de compañeros cavernícolas que de la nada se ponían en filita, y entre todos se tiraban encima tuyo apretándote contra una pared, mientras se te salían todos tus órganos vitales por la boca y lo único a lo que atinabas era tratar de respirar para sobrevivir de ese castigo. Jamás sabré quien rayos inventó una estupidez así, y menos aún sabré por qué rayos le pusieron parir la chancha (bien sureño el juego ah, uyui), pero lo único que si se es que si alguna vez se me sale una vértebra de la espalda, será por las consecuencias de este juego en mis recreos.


3.- Hoyito patá:

Como verán, los recreos escolares chilenos transformaron el futbol de un deporte que une masas, a uno que las destruye y las deja llenos de moretones. Y es que esta otra variante de este deporte, igual era otro de los momentos perfectos pa desquitarte a golpes con cualquier que se te cruzara en el camino. Lo bakan si es que el hoyito patá era un juego humirrrrde, porque no necesitabas específicamente tener una pelota de futbol pa poder jugarlo en el recreo, sino que con cualquier cosa que fuera mínimamente circular (incluso una piedra) ya te servía. O lo otro que es lo más clásico de la historia: hacer una colecta tipo teletón con tus compañeros, dando cada uno un par de hojas de sus cuadernos, luego amuñando todas estas hojas y metiéndolas en cualquier bolsa ordinaria, amarrándola y haciendo así una pelota de futbol digna de art attack. Así que la tirabas al piso, y comenzaba la acción. Y pobre que te hicieran un hoyito entre las piernas ah, porque la patá en la raja de todos tus compañeros no te la borraba NA-DIE.


4.- Caballito de bronce:

El juego más brutal de todos, el juego por excelencia de todos los recreos escolares noventeros, el juego que definió a toda una generación de cabros buenos pal combo y la patá: El famoso caballito de bronce. La cuestión en si era una masacre de comienzo a fin: 2 equipos, uno que tenía que ponerse en filita y agachados, metiendo su cabeza entre las piernas del que estaba adelante (te encargo el olor a pescao con el que quedaba tu cabeza); y el otro equipo, que tenía que venir corriendo y lanzarse encima de los agachados, hasta tratar de con el salto llegar lo más adelante posible y así estar sentados en filita de los demás. Si la filita se rompía, los agachados tenían que seguir así hasta que e les rompiera la espalda. Y si la filita aguantaba, a los otros les tocaba agacharse. La verdad es que a esta altura, ya no se cuantos compañeros vi pasar por mis ojos jodiendo con este juego, cayendo aplastados por los demás, y saliendo adoloridos de la fila. Eso si, este juego jamás se juegaba mixto, porque si así fuera, unas cuantas compañeras habrían salido embarazadas de la fila. 


5.- El zooo:

Ya, puede ser que los otros juegos a pesar de la violencia hayan tenido algún grado mínimo de coherencia.pero loco, el zooo es el juego más incoherente de la historia. Partiendo porque tenías que comenzar tomando aire y correr mientras decías con todas tus fuerzas ZOOOOOOOOOOOOOO.yaaa, ¿Y los animales, donde están? Y bueno, la intención principal era que, mientras aguantabas diciendo esto, usabai tu pierna como metralleta pa mandarle patadas en la raja a todos quien tocaras y alcanzaras. Y así durante 1 minuto, hasta que se te acababa el aire, terminabas con la cara azul a lo fenomenoide y con tus pulmones de un porte de una pasa, y ahí¡QUE DIOS TE PILLE CONFESADO!!! Porque después de esto, el karma actuaba y todos podían venir a pegarte patadas a ti. ¿Cachan que el juego no tiene ni pies ni cabeza? Pero igual a esta altura ya es un instant classic de los recreos <3


Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *