Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 dibujos animados Flash que compartiste por infrarrojo y te frieron el cerebro en los 2000s

Los 2000’s nos dieron muchas cosas a los que comenzamos a pasar la adolescencia en aquella época: música axé, tribus urbanas, programas y teleseries juveniles, el surgimiento del reggaeton, la revolución pinguina, etc etc etc… pero si hay algo en que debemos detenernos sí o sí fue en que los 2000’s nos dieron algo que hoy nos embarga por todas partes: la masificación de la tecnología. Los celulares, el internet por todas partes, los computadores en la casa, en fin, muchísimas cosas que nos hicieron sumergirnos en la tecnología como peces en el agua. Y bueno, esto nos trajo consecuencias positivas, algunas negativas, y otras que simplemente nos frieron el cerebro. Sí, frieron el cerebro. ¿Y por qué lo digo? Porque el surgimiento de animaciones flash creadas por maestros como Alegale.tk u otros nerds del internet, hicieron que muchos viéramos en la internet una forma de pudrir nuestra mente de la forma más efectiva posible. Y es eso a lo que hoy apuntamos, a aquellas horas perdidas viendo la mejor/peor basura del internet con nuestros amigos. Así que hoy los llevamos a este TOP 5 virtual llamado: LOS 5 DIBUJOS ANIMADOS FLASH QUE COMPARTISTE POR INFRARROJO Y TE FRIERON EL CEREBRO EN LOS 2000S.

1.- Teletulis:


Sinceramente no tengo idea quién habrán sido las mentes creadoras detrás de los “teletulis”, pero lo que sí sé es que era una de las animaciones flash que más fácil hacía que te pudrieran el cerebro. Aquella parodia a esos monos extraños-amorfos-asexuales que hablaba con un vocablo chileno nivel flaite y que parodiaba a distintos videos virales de la época como el Wena Naty y la Rosa Espinoza, fueron uno de los videos favoritos de todos los celulares con infrarrojo. Y es más, si jamás lo compartiste a un amigo o te lo compartieron a ti, fracasaste como adolescente de los 2000s.


2.- Roberto Manfinfla:


Uno de los estandartes de las animaciones flash de los 2000s, uno de los representantes de la pudrición mental más chilena posible… y por sobre todo, el personaje que hizo que supieras que cosa era “la paja”: Roberto Manfinfla. Loco, las aventuras de un pendejo pajero, con un afro gigante, una voz penca y unas ganas de masturbarse donde fuera posible, hicieron de esta animación una serie de culto a esta altura. Además de sus personajes como el viejo del baño o el papá de Roberto, y frases para el bronce como “Coma palta”, “Ta penetrable”  y “MMM…GATITO”. En fin, un dibujo pajero pa una adolescencia pajera.


3.- Pichulonco:


Uno de los primeros dibujos flash que comenzaron a salir en los 2000, y el más “tradicional” si se puede decir: un indio pícaro teniendo las aventuras más heavys de la historia. Enfrentando a “Al Qaeda”, codeándose con los personajes de Star Wars, este pseudo heroe mundial las hacía de todas. En todo caso, lo único que sabía hacer bien pichulonco era reirse y mostrar los dientes al hacerlo. Pero aún así esta serie se convirtió en tan de culto que es imposible que no te hayas juntado con tus amigos en el ciber para ver sus capítulos (los que ahora están hasta en HD en youtube po , cacha).


4.- Chico migraña:


Otro de los grandes estandartes de la animación flash de los 2000, y causante de muchas de las millones de neuronas que se murieron al verlo: Chico Migraña. En realidad, esta animación no es chilena ya que nació en méxico y se trataba de un par de amigos que tenían la particularidad de uno ser muy inocente y el otro de sufrir fuertes migrañas. En todo caso, la serie era irreverente pero no tanto, por lo que la dieron hasta en MTV. Pero como al chileno le gusta pervertir todo, llegaron los cabros de Alegale.tk  y convirtieron a Chico Migraña en una serie épica, de culto, con capítulos de menos de 1 minuto de atrofia mental de la wena. UNA SERIE CLÁSICA.


5.- Huevo cartoons:


Una de las series no-chilenas que más fama tuvo en el país. Una animación flash que, podríamos decir, era lo más “sanito” entre todas aquellos dibujos animados pudre mentes que vimos durante los 2000, ya que no tenía cosas demasiado explícitas o garabatos ultra ordinarios, sino que en realidad hacían reír con un humor absurdo, pero que igual era pasable pa la mayoría, tanto así que inclusive Salo llegó a hacer un álbum de ellos. Bueno, por lo que he visto, creo que todavía siguen vigentes, pero ya no tienen el mismo impacto que tuvieron en aquellos años del infrarrojo y los ringtones polifónicos.


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *