Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Los 5 comerciales más recordados de la publicidad chilensis (volumen 3)

Chile no solo es tierra fértil de carritos de sopaipillas, flaites en la micro y Copas Américas (cáchate esa), sino que también comerciales épicos. Bueno, quizá no seamos tan ingeniosos como los argentinos o los gringos, pero aún así hay comerciales que quedaron en la retina de la gente y se transformaron en publicidad de culto. Y si ya hicimos una primera parte y una segunda igual de este post, ¿Por qué no hacer una tercera? Así que los dejamos con este TOP 5 llamado: LOS 5 COMERCIALES MÁS RECORDADOS DE LA PUBLICIDAD CHILENSIS (VOLUMEN 3)

1.- Golden Nuss:

Debe ser el comercial con el que más nos hemos sentidos identificados en la historia. ¿Quien no ha llevado de regalo a un cumpleaños un chocolate, y no le dan ganas de no regalarlo sino que comérselo? Por eso este comercial es épicamente recordado, porque puta que nos identifica a todos los angurrientos.


2.- Faundez:

“ALO FAUNDEZ, INGENIERÍA ELECTRÓNICA INSTALACIONES VARIAS”… Sí jamás escuchaste o dijiste esa frase alguna vez, es porque simplemente no erís chilen@. Sinceramente este comercial no es que sea la gran cosa o lo más creativo del mundo, pero de por sí el puro personaje y el boom que estaban sufriendo los celulares, hicieron que se convirtiera de culto.


3.- Por qué no te probai este:

Generalmente Escudo es más recordado por sus comerciales que por su misma cerveza. Mientras la Baltiloca y la Dorada son idolatradas por los universitarios, la Escudo casi ni la pescan. Aún así sus comerciales eran tellibleh’e wenos, y dejaron hasta frases típicas como el “¿Y tu hermana?”. Pero este comercial fue el que lo comenzó todo, el que le dio una época dorada a los comerciales de Escudo.


4.- Déjame uno:

Uno escucha los primeros acordes de la canción típica de Vizzio, y automáticamente se le viene la frase del “DÉJAME UNO!!”. En todo caso hubieron varias versiones distintas, algunos más viejos y otros más nuevos, uno en particular que era bueno era el de la ópera. Pero aún así este en particular es el clásico de clásicos de este chocolate.


5.- Chicle Won:

No WOM, no eras el primero con un nombre así. Antes de que llegaras con tu irreverencia, tus planes baratos y tu señal como el loly, existía un chicle que ya hacía juego con la clásica grosería, y que en realidad fue bien novedoso no solo con sus stickers (los cuales ya eran demasiado novedosos y todavía tenemos pegados en el respaldo de la cama), sino que también con sus comerciales. Sino, solo recuerden este.


 

Comentarios

Comentarios