Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 razones por los que los chocolates de 10 pesos fueron la cosa más maravillosa de la infancia

Pedirle monedas al papi e ir corriendo al almacén de la esquina era una de las tradiciones más maravillosas y hermosas de los años 90. Y es que bueno, con tan solo 100 pesos te podías comprar no solo una sino que varias cosas que podrían hacer tu vida más feliz y tu cuerpo más diabético. Y, dentro de esa compra, si hablamos de una de las cosas más deliciosas que podías comprar, es imposible dejar de lado a ellos, los hermosos, los maravilloso, los preciosos y amados chocolates “Verona”, aquella preciosa creación de Fruna que llegó a los negocios a solo 10 pesos y que podías o comértelos o derretirlos y chuparte los dedos con ellos. Y fue tan grande el amor que tuvimos por estos chocolates, que es imposible no hacerles un homenaje al respecto. Por eso hoy les traemos este TOP 5 llamado: LAS 5 RAZONES POR LOS QUE LOS CHOCOLATES DE 10 PESOS FUERON LA COSA MÁS MARAVILLOSA DE LA INFANCIA.

1.- Los vendían en todas partes (hasta en el kiosko del colegio):

Resultado de imagen para kiosco colegio

¿Qué mejor que comer algo que puedes conseguir en cualquier parte? ¿Qué mejor que tener antojo de comerte algo, y saber que en cualquier lugar en que estés podrás conseguirlo igual? Bueno, esto era una de las maravillosas ventajas de los chocolates de 10 pesos, ya que al ser masivos y populares eran algo que uno podía encontrar en ABSOLUTAMENTE TODOS los almacenes de población, además de que también en los kioskos del colegio eran un clásico. Lo más bakán de esto sí es que hasta el día de hoy esta premisa ha sido fundamental y se ha mantenido a pesar del paso del tiempo, por lo que si quieres comerte uno de estos chocolatitos (que bueno, ahora ya no están a 10 pesos pero bueh) igual podrás encontrarlo. Así que si te quieres engullir uno, anda a tu almacén más cercano y comprate varios, Así Tal Cual te lo ordena.


2.- Su sabor a manteca (porque chocolate no era nica):

Resultado de imagen para chocolates 10 pesos

Aersh, seamos claros: todos sabemos que estos “chocolates”… en realidad no eran para nada chocolate. Digo, uno ya cacha más o menos cual es el sabor de esta sustancia, y no era precisamente el sabor que estas pequeñas cosillas tenían. ¿Eso importa? PA NAAADA LOCO, PORQUE IGUAL PUTA QUE ERAN RICOS ESTOS “CHOCOLATES”. Y aunque fueran solo cúmulos de manteca pintados con tempera, eso jamás nos importó ya que eran tan deliciosos que lo único que importaba era comerte la mayor cantidad que pudieras. Digo, jamás podrías criticarlo por ser un chocolate de mentira, porque igual te siguen gustando y formaron parte importante de tu hermosa infancia <3


3.- Su precio baratísimo:

Resultado de imagen para 10 pesos chile

¿Se acuerdan de aquellos tiempos en los que con una moneda de 100 pesos uno era la persona más millonaria de la historia? Bueno, muchos hablan de los 100 pesos, pero pocos se acuerdan de que incluso en aquel tiempo hasta las monedas de 10 pesos tenían un valor tan maravilloso que te permitían comprar cosillas en el almacén de la esquina (en cambio dime ahora una cosa…UNA COSA.. que cueste 10 pesos). Y dentro de las maravillas que podías comprar con esta moneda, estaban los maravillosos chocolates, los que además de rico también eran baratitos. O sea, las tenían todas <3 Y era bakán porque cualquier picadillo de monedas que te quedara, o aunque estuvieras muy pobre en cuanto a finanzas, siempre podías ir a comprar aunque fuera un chocolate  de estos, ya que igual te alcanzaba. MARAVILLOSO.


4.- Sus dos variedades:

Resultado de imagen para chocolate verona blanco

Puta la decisión complicada oh, escoger blanco o negro. Y no, no me refiero a colo colo, a la canción de Michael Jackson o a Maluco, sino que a aquella terrible decisión de infancia que era si comprarte chocolates de 10 pesos de color blanco o negro…AAAAHHH, POR QUÉ JUEGAN ASÍ CON MI INFANCIA!!! Y es que bueno, siempre estaban en el mismo frasquito de vidrio, por lo que uno tenía que pensar bien cual quería. Bueno, los cafés eran como más chocolate normal tipo clásico y los blancos ya eran un sabor más distinto que seguía siendo exquisito, por lo que los 2 tenían sus puntos a favor. ¿Y qué es lo que hacía uno? Tratar de llevar 100 pesitos y comprar 5 chocolates blancos y 5 negros…¡Y SANTO REMEDIO!


5.- Lo podías pedir como vuelto:

El “pedir como vuelto” algo era una tradición milenaria en cada uno de los almacenes de la esquina durante los años 90 y comienzos del 2000, algo que ahora ha desaparecido totalmente porque, bueno, no hay nada tan barato que te alcance con tu mísero vuelto. Es por esto que uno era demasiado feliz cuando tus papis te mandaban a comprar pan o alguna cosas así, ya que uno sabía que ese vuelto te podría traer una sola cosa: unos bolsillos llenos de chocolates de a 10 pesitos. Bueno, era tan baratos que era imposible no resistir el gastar todo tu vuelto en aquellas delicias. Así que si alguna vez me detectan diabetes, le echaré toda la culpa a mi vuelto.


 

Comentarios

Comentarios

One Comment

  • Alex

    Recuerdo que yo cuando iba al kisko de mi barrio simpre los compraba asi, ” por favor me da chocolates de a 5, les decia asi porque valian 5 pesos en aquella epoca y ademas no solo eran 2 sabores tambien estaba el de sabor damasco que era una exquisites

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *