Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 razones por las que tener una Pascualina era el sueño de toda niña

Hay cosas que marcaron la vida de toda niña chilena, y entre esas no se puede dejar afuera a la querida por muchos (y sapeada por todos los hombres) Agenda Pascualina. Es que de verdad, la pascui era una adicción pa todas las niñas, las que tenían siempre el sueño de que sus papis le compraran la versión del año de la agenda, para así presumirla ante todas sus amigas del curso. Además de que esta no era una simple agenda, sino que venía con una cantidad de cosas tan grande que la hacían la maestra chasquilla de las agendas, porque servía pa todo: anotar lo que quisieras, escribir secretos, pegarle stickers, leer recetas de cocina, hacer pócimas de amor pa enamorar al pendejo que te gustaba, etc. Es por eso que hoy quisimos ir a la librería más cercana, gastarnos un ojo de la cara en comprar la agenda (quedando peor que Santiago Pavlovic), y traerles a ustedes este TOP 5 femenino llamado: LAS 5 RAZONES POR LAS QUE TENER UNA PASCUALINA ERA EL SUEÑO DE TODA NIÑA. (Post inspirado por todas las cosas que me dijeron mis amigas de la Pascualina. Yo jamás tuve una, como el macho alfa hediondo que soy)

1.- Venía con muchos stickers para pegar en todas partes:

Muchos stickers para llenar lo que fuera <3

Si hay algo que a las mujeres siempre les ha gustado, a tal punto de ser para ellas más adictivo que la pasta base, son los stickers. Es que de verdad, esos pequeños elementos pegables con distintos motivos y diseños, son la perdición de niñas y mujeres, ya que les encanta pegarlos donde sea (cuadernos, libros, el respaldo de la cama, etc etc etc) por lo que en ese sentido, la Pascualina era la agenda perfecta pa eso, ya que en su interior traía como chorrocientos stickers distintos pa pegarlos donde fuera. Algunos más grandes, otros más chicos, otros con mensajes ultra mamones dignos de una cruza entre Pilar Sordo y Coelho en fin,  no había mujer que no se volviera loca por tanto sticker, pegándolo donde fuera que pudiera.


2.- Era el lugar perfecto para escribir todo lo que te pasaba día a día:

Querido diario, hoy me pelé con

No hay mujer en este mundo que no haya tenido cuando chica o joven alguna agenda o lugar donde escribiera absolutamente todas las cosas que le pasaban día a día. En serio loco, si eres mujer y jamás tuviste una agenda, entonces anda revisándote. Y obviamente dentro de todas las agendas, la pascualina era el santo grial po, el iphone 10 3D FULL HD 4K de las agendas. Lo bakan si es que la pascualina no era una simple agenda, sino que tenía absolutamente todas las utilidades que tu quisieras. Además de escribir tu diario vivir también podías anotar secretitos en las esquinas de las hojas y sellarlo con un sticker, anotar los cumpleaños de todas tus amigas, poner datos de todo lo que tu quisieras, etc. es decir, con una pascualina, no necesitabas otra cosa.


3.- Venía con un comic dentro donde podías ver la historia de Pascualina cada año:

El manga de pascualina, desu ne

Si había una cuestión ultra particular y notable de la Pascualina, es que en su interior (además de las millones de cosas que ya traía) venía una especie de comic que contaba la historia que estaba pasando la pascualina ese año. Y de verdad loco, la pascualina pasaba por absolutamente todas las cosas que se te llegaran a ocurrir: enamorada de su pierna Gustav, viviendo en francia, trabajando de lo que quisiere hacer, yendo por todas partes del mundo, entre un millón de cosas más que mostraban que su vida era fabulosa, mientras tu tenías una vida miserable en tu pobla ? Eso si, aún era más notable que cada año el comic hacía que la pascua fuera creciendo, por lo que las mujeres podían ir creciendo junto con ella. ¿Que será de la pascualina ahora? Yo cacho que con tanto viaje quedó tan pobre que está vendiendo cosméticos Esika en su casa.


4.- Se iba renovando cada año:

Si tenías la del año pasado, PAAAAABRE

Si había algo que hacía que la Pascualina jamás se volviera monótona, era que cada año salía una nueva versión de ella, siempre con cosas diferentes y distintas que la hacían cada año aún más cotizada. Así que apenas veías en tu librería más cercana que ya estaba la versión pascualina del año, partías corriendo donde tu papi pa que te la comprara como regalo de navidad/año nuevo/cumpleaños/lo que fuera para así presumirla con tus amigas. Pero ojo, que había algo que no podías hacer: andar o dejar que te vieran usar una pascualina que era de un año anterior. ¡QUE ATROOOOOOOHHHHH!! Es que si no tenías la del año y usabas una anterior, no tenías nada que hacer en la vida gaiah. De verdad, que paaaaaabre.


5.- Traía un alfabeto secreto, para que escribieras cosas secretas sin que supieran que era:

Transformar cada letra en el signo, una pajiwis extrema

Es que de verdad, las sorpresas en la pascualina no terminaban nunca. A esta altura, además de todas las cosas que ya traía dentro (y que hacían que la agenda pesara 30 kilos), también venía el Alfabeto Pascualina, que era una serie de signos como de jeroglífico, el cual cada uno significaba una letra y permitía que las mujeres pudieran escribir algo muy secreto usando ese alfabeto, sin que el hermano sapo se metiera a la agenda y quisiera leer todas las cosas que escribías. Eso si, era una paja extrema tener que escribir todo con jeroglíficos, así que pa que no te demoraras 3 días y medio en escribir el nombre del chico que te gustaba, mejor lo escribías normal y luego escondías la pascualina. Y listo, santo remedio.


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *