Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 formas en que hacíamos las tareas antes de tener internet

¿Existe vida más allá del PC? Parece que si, es más, un día se me cortó la luz, dejé de usar elpc y me di cuenta que en mi casa habían más personas que vivían ahí, una gente que sehacía llamar algo como mi familia. Pero bueno, si hay algo que el internet ha hecho, es el hacernos la vida más fácil. Nos comunicamos rápido, sabemos todo de manera instantanea, y por sobre todo, encontramos cualquier tarea que nos manden a hacer. Pero señores, esto no siempre fue así, porque hubo un tiempo en el que internet no existía y teníamos que arreglarnos para hacer todas las tareas que las profes nos enviaban. Por eso hoy volvemos al pasado, nos sentamos en un PC gigantesco, metemos un disquete y les traemos a ustedes este TOP 5 llamado: LAS 5 FORMASEN QUE HACÍAMOS LAS TAREAS ANTES DE TENER INTERNET. 

1) Preguntarle a tus papás:

Mamá, si 2+2=4como calculo la masa del sol?

Ya, puede ser que tu mamá sea una especie del Google de tu casa, por lo que siempre cuando se te pierde algo le preguntas a ella y altiro sabrá en que lugar específico estará. Pero nuestra creencia por la sapiencia de nuestros papás llegó a tanto en los 90 que cuando teníamos alguna tarea o trabajo que hacer, casi siempre ellos eran nuestra primera opción para preguntarles sobre lo que teníamos que buscar, nuestro joker, la carta bajo la manga, la carta de colores del UNO, la opción en que más confiábamos. Y bueno, ante esto tenías solo 2 opciones: que tus papás cacharan algo acerca de lo que querías buscar, y que con lo que te dijeran fuera suficiente para rellenar el trabajo, o simplemente que tus papás no supieran nada acerca de lo que les pedías y que tuvieras que arreglártelas de otra forma. Y en todo caso, ahora uno ve como el trabajo de ser papá no es tan fácil ah, porque tenías que saber más que Wikipedia para responderle todo lo que tu hijo le pedía <3


2) Buscar y copiar todo de Encarta:

Gracias encarta por hacerme pasar todos los cursos de la básica <3

A fines de los 90 y comienzos del 2000, cuando la única forma de acceder a un PC era teniendo un artefacto de tamaño monstruoso con tecnología tan de punta como una memoria ram de 123 mb y un  disco duro de 5 GB (o sea, un pc más lento que Pepe Rojas), o simplemente yendo todas las semanas a la sala de computación de tu escuela donde habían los mismos computadores monstruosos pero que por lo menos tenían La Plaza o el Abrapalabra pa no aburrirse como ostra, el internet no existía por casi ninguna parte y solo era algo que los abuelos consideraban como magia negra. En esos tiempos, el salvador de todas las tareas y trabajos para la escuela no era otro que el abuelo prehistórico de la Wikipedia: La Encarta. Así que no quedaba otra que conseguirse con tus compañeros de curso el cd de encarta pirateado, irlo a grabar al ciber más cercano, y luego así tener este maravilloso cd en tu casa. Eso si, igual dependía cual versión tenías, porque Windows sacaba todos los años una nueva versión de Encarta, por lo que si querías buscar algo que pasó el 2001 y tenías la encarta del 2000.¡JODISTE NOMAS!


3) Revisar todos los icaritos, zig zag o soluciones escolares que pillaras en tu casa:

El mejor amigo de las tijeras y el stick fix

Si había una costumbre que no sé por qué pero todos los papás tenían en los 90, era coleccionar absolutamente todas las revistas que venían junto con los diarios de la época. Si es más, cualquier cosa que viniera en Las Ultimas Noticias, La Tercera o El Mercurio era como casi un tesoro que el papá de la casa creía que tenía que tener si o si e sus manos (aunque fuera un suplemento de precios del Lider). Pero esta costumbre no tuvo nada de malo, porque muchos de nosotros pudimos aprovechar esta especie de mal de diógenes de los papás, y así poder utilizar estas revistas para poder hacer nuestras tareas escolares. Porque como no existía internet, no había otra que lanzarse con un piquero encima de todos esos Icaritos, revistas Zig Zag, Soluciones Escolares, Remolino y hasta la Revista Ercilla, todas que venían junto a los diarios pero que nos hicieron las tareas más fácil, sacando toda la información de ellas y recortándolas completamente para luego pegar sus fotos con stick fix al papelógrafo correspondiente.


4) Darse la paja de buscar en una Enciclopedia o un Atlas gigante:

Enciclopedia Sopena.. el enemigo de todos los pajeros

Así como están los vendedores puerta a puerta de cualquier cosa (seguros, pañuelos de cocina, la oferta más nueva de Antena 3Directo, etc), en años anteriores también existían los vendedores puerta a puerta de Enciclopedias, por lo que es casi una obligación de que en cada casa chilena exista aunque sea una enciclopedia (a esta altura, ya pasada a naftalina y telarañas). Así que a la falta de internet, esa enciclopedia de 300 kilos siempre fue la mejor forma de buscar información. Cuantos pendejos buscando información en el Atlas de Chile,  en la Enciclopedia Sopena, la Enciclopedia salvat del estudiante, Enciclopedia Océano, Enciclopedia Monitor, El pequeño larousse  o cualquiera de las más clásicas de todas. El gran problema si es que lo único que te quedaba al respecto era tener que darte la paja de buscar  3 horas hasta que pillaras información, y luego de esto darte la aún paja más grande de transcribir a mano toda la información, porque si te atrevías aunque sea a cortar un poquito de la enciclopedia con tijera.¡ARRANCA DE TUS PAPÁS AHORA MISMO!


5) Ir al ciber más cercano a tu casa:

500 pesos de pura diversión

Ya por ahí por el 2002, cuando los ciber comenzaron a irrumpir con fuerza en nuestro país, estos lugares se transformaron en la solución perfecta para poder hacer tus trabajos. Ya, puede ser que el internet fuera más lento que tortuga y que los PCs se pegaran cada 5 segundos, pero por lo menos el internet se transformaba altiro en tu opción perfecta para poder encontrar todo lo que buscaras. Así que lo mejor era altiro comprarte un disquete nuevito, pagar los 500 pesos por hora en el ciber, y comenzar a buscar la información antes de que se te acabara la plata. Eso si, siempre estaban las tentaciones de meterse a MSN, ponerse a jugar en Minijuegos, escuchar música en Ares o cualquier otra porquería que nos hiciera desviarnos de la atención, porque loco, siempre el ciber tenía como un pequeño reloj con una cuentar regresiva de cuanto tiempo te quedaba para terminar lo que pagaste, y si te quedaste sin tiempo y sin plata¡JODISTE NOMAS! Así que no quedaba otra que copiar y pegar, revisar que tu disquete no estuviera bloqueado, y así guardar todo para terminar la tarea y ser happy forever.


Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *