Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 cosas típicas que un buen cumpleaños noventero tenía que tener

Si había un momento particular que siempre fue grito y plata entre todos los cabros de los noventa, esos eran los cumpleaños. Es que loco, esta fiesta se transformaba en un momentode diversión completa, pasarlo bien con tus amigos y comer golosinas hasta desfallecer. Pero si comparamos la institución del cumpleaños con lo que es ahora, obviamente los cumples noventeros se llevan todos los premios porque tenían un montón de cosas particulares que los hacían el mejor momento pa pasarlo bien. Por eso hoy queremos desempolvar nuestros cassette de cachureos, ponerlos el gorrito de cumpleañeros, reventar la piñata y traerles a ustedes un TOP 5 digno del mejor cumpleaños de todos. Así que los dejamos con: LAS 5 COSAS TÍPICAS QUE UN BUEN CUMPLEAÑOS NOVENTERO TENÍA QUE TENER. 

1.- LAS INVITACIONES PARA REPARTIRLAS A CADA UNO DE LOS AMIGOS:

Ya, hay que ponernos serios  y decir que si había una cosa que realmente medía cuan popular e importante eras cuando pendejo, era la tarjeta de cumpleaños. Si, la tarjeta de cumpleaños. ¿Y por qué rayos, dirán ustedes? Porque loco, cada vez que algún amigo o compañero estaba de cumple, comenzaba la repartición correspondiente de tarjetitas (no las ordinarias de ahora, sino esas bakanes de antes, comprada en village y bien coloridas), y si esa persona le repartía invitaciones a todos pero menos a ti..NOOOOOOOOO, ¿¡POR QUÉ NO ME INVITÓ A MI!? ¿QUE HICE YO PARA MERECER ESTO!? Y loco, de verdad, si no te llegaba invitación, te pasaban mil rollos por la cabeza que quizá le caías mal o algo así. Así que si pasaron por eso, tranquilos que se que aún tienen secuelas 🙁


2.- EL CASSETTE DE CACHUREOS PARA PONER MÚSICA EN TODO MOMENTO:

Un cumpleaños clásico de los 90 tenía de todo: piñata, harto dulce, pendejos jugando por todas partes. y la clásica radio de cassettes para poner música. Pero no, no la de ahora donde en los cumpleaños suena puro reggaeton ordinario, sino que en los 90 había un grupo en particular, uno que eran oficialmente los dueños de todo el soundtrack de cumpleaños chilenos (algo así como los Tommy Rey del año nuevo): Cachureos. Si, los mismos con  los que nos criamos mirándolos por la tele, tenían más canciones que los beatles, así que eso les dio pa sacar como unos 10 cassette con sus canciones, cassettes que eran grito y plata en cada cumple. Y loco, no importaba si era el cassette original o si era el pirata que pillaste en la feria o que te grabó la vecina, pero los clásicos de la mosca, el zancudo draculón, el gato juanito y el vacuna epidemia eran los hitazos del momento.


3.- HARTO SAFARI Y 303 PARA COMER:

Otra de las cosas que nunca han podido faltar en un cumpleaños (ya sean los noventeros y los de hoy) son las golosinas. Es que loco, cuando uno es cabro chico, tiene una particular adicción por los dulces que te convierten los dientes en un campo de batalla entre caries. Pero si hablamos de golosinas, hay 2 que no podían faltar en ningún cumpleaños realizado en los 90 en esta larga y angosta faja de tierra: Los chocolates Safari y la galleta-alfajor 303. ¡LOS CLÁSICOS INFALTABLES DE LOS CUMPLES DE LOS 90! Si ibas a uno, ya sabías que encontrarías si o si esas delicias de Calaf que eran los Safari, que eran unos pequeños chocolates con envoltorios ultra coloridos con dibujos de animales. Y además el 303, un estandarte de Fruna que tampoco podía faltar. Así que si nunca comiste alguno de estos, jamás fuiste a un cumpleaños.


4.- LOS JUGUETITOS Y SORPRESAS PARA CADA UNO DE LOS INVITADOS:

Una de las cosas más maravillosas de los cumpleaños noventeros, era que los regalos no eran solamente pal que estaba de cumpleaños, sino que también uno tenía cuea y salía con muchas cosas de la casa en donde se celebraba. Y dentro de estas cosas, nunca fallaban las típicas cajitas con sorpresas que la mamá del cumpleañero se encargaba de poner en cada puesto de la mesa en donde comeríamos, y que en su interior tenía un mundo más mágico que Narnia. Pastillas, gomitas y calugones venían por montón, además del típico juguetito que venía dentro y que a uno lo hacía ultra feliz. Ya fuera un soldadito de plástico, una mini raqueta, un mini puzzle o un autito de juguete, uno se sentía igual de cumpleañero que el cumpleañero po. ¡MARAVILLOSO!


5.- LA BOLSA QUE TE DABAN CON DULCES, PARA QUE TE LOS LLEVARAS A TU CASA:

Y listo, me bailé todas las canciones de cachureos, jugamos a ponerle la cola al burro, me golpee con todos los cabros pa conseguir más dulces de la piñata. ya era momento de irse pa la casa. Pero como la cosa no podía terminar así como así, siempre en los cumples noventeros la mamá del cumpleañeros te daba una bolsita con hartos dulces y cosas así que te podías llevar pa tu casa, además de también meter todas las golosinas que conseguiste de la piñata y que te harían el cabro más feliz y diabético del mundo. Y de verdad loco, uno salía super japy de los cumples noventeros, porque la fiesta la seguías en tu casa comiéndote todos los tigretones, media hora, 303, krapulitos y demases golosinas. Hermoso <3


 

Comentarios

Comentarios

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *