Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 cosas típicas que un buen cumpleaños noventero tenía que tener (parte 3)

Debido al éxito de la primera y segunda parte, seguimos ese precepto de “la tercera es la vencida” y le traemos una nueva parte del post favorito de todos los que fueron niños en los 90s. Y es que si hay algo que nos hizo felices en aquella época, fue ir o estar de cumpleaños. ¿Y por qué? Porque esta celebración tenía tantas cosas características que la hacían un momento pa ser más feliz que diputado subiéndose el sueldo. Ah, y más si comparamos esta celebración con los cumpleaños de ahora, los cuales yo los encuentro ultra cuadrados y capitalistas. Por eso mejor recordamos las fiestas de antaño y les traemos a ustedes este TOP 5 llamado: LAS 5 COSAS TÍPICAS QUE UN BUEN CUMPLEAÑOS NOVENTERO TENÍA QUE TENER (PARTE 3)

1.- Todo era hecho y arreglado en el living comedor de la casa:

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas

¿Han cachado que, pa los cumpleaños de ahora, a los pendejos hay que hasta arrendarle un lugar especial donde hará la celebración? Y no son para nada baratas ah, sino que algunas cuestan un ojo de la cara. Pero antes la cosa no era así, ya que toda la fiesta tenía un solo lugar de epicentro: el living comedor de la casa. Y no importaba que el lugar fuera chico o que estuviera lleno de cosas… NONONO… porque si había un cumpleañero en la casa, el living se transformaba completamente y se decoraba hasta más no poder. Todo pa que el cumpleañero disfrutara y los niños invitados lo pasaran excelente. Así que aguanten los cumpleaños en el hogar, más apretujados pero muchísimo más contentos.


2.- La torta casera con esas perlitas ultra duras que rompían dientes:

No hay texto alternativo automático disponible.

Una de las cosas más bakanes de los cumpleaños noventeros es lo casero que eran. ¿A qué me refiero con esto? A que las cosas que formaban parte de esta fiesta (sobre todo las comestibles), no eran simplemente compradas en el super o todo envasado, sino que la mamá era la que hacía la mayoría de las cosas. Entre ellas el comestible más importante: la torta. Sí, esa misma que hacía con un queque grande, cubriéndolo con crema chantilly y decorándo con mostacillas o tratando de hacer algún diseño de tu dibujo animado favorito (que en realidad terminaba más parecido a un tumor). Eso sí, un clásico para mal en cuanto a la decoración de la torta eran esas perlitas plateadas que la cubrían entera, y que uno cuando mordía eran tan duras que te volaba los dientes. Mi pregunta hasta hoy es: ¿Esta cuestión realmente se comía o era solo de decoración? Digo, con ellas me saqué hasta la muela del juicio.


3.- Los canapés hechos por la mami:

Resultado de imagen para canape de  chile

Otra de las pruebas de que el cumpleaños noventero era lo más casero posible: los canapés. Porque tu mami no iba a dejar que todo fuera simplemente comprado en algún lugar, sino que ella se encargaría de hacer muchísimas de las cosas ricas que decorarían tu mesita de cumpleañero. Y dentro de ellas los clásicos canapés, los cuales eran ya casi como un obligado dentro de cada cumpleaños. Sí, sé que la volá no era casamiento ni nada, pero aún así un cumpleaños sin canapé no era cumpleaños. Y sobre todo aquellos hechos con pasta de huevo, los cuales tu mami decoraba con una aceituna encima como pa darle el toque “gourmet”. Bueno, en realidad eran lo menos gourmet posibles, pero igual eran ricos, así que no me quejo.


4.- El mantel de plástico y los vasitos con diseños de animales:

No hay texto alternativo automático disponible.

Mientras que los cumpleaños de ahora son absolutamente todos temáticos (puta que son exquisitos los niños de ahora oh), antes la celebración era una mezcla de cosas distintas. Globos con un diseño, los gorritos con otros, las serpentinas que agregaban aún más color, y así hasta que la cosa fuera tan colorida que te daba epilepsia de solo verla. Pero si hay algo que podía caber dentro de lo “temático”, eso eran los vasitos y el mantel de plástico, ya que en su mayoría estos siempre tenían el mismo diseño: unos dibujos de animalitos buenos pal festejo. Así que si ves la imagen de arriba y se te viene tu cumpleaño a la cabeza, es porque estos vasitos fueron ultra clásicos.


5.- Todos los niños terminando el cumpleaños jugando en el patio:

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

Lo bakán del cumpleaños es que no todo era simplemente estar sentado comiendo y viendo con envidia los regalos del cumpleañero, sino que la cosa seguía después en el patio o la calle, lugar en el que dejaríamos la vida entera jugando a la pinta, a la ronda, su buena pichanga o lo que fuera. Al final lo que te decía la mamá de “no te vayas a ensuciar ah, mira que llevas la ropa nueva” valía totalmente hongo, ya que uno cuando estaba jugando afuera, embarrado y todo sopeao, no le importaban mucho qué tan limpio estuviera. Eso sí, después el reto y el correazo de tu mamá no te lo sacaba nadie, pero no importa porque valió la pena <3


 

Comentarios

Comentarios