Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 cosas típicas que hicimos en el colegio para conmemorar el “mes del mar”

Mayo en cualquier otra parte es considerado como un mes normal, pero en la escuela mayo tiene un poder especial ya que es una fecha en particular que se celebra mucho: el mes del mar. Y no es que esté exagerando ni nada, sino que de verdad le ponen harto color con la celebración, enseñando en historia sobre el combate naval de iquique, decorando la sala con motivos marinos (conchitas y pescados, las viejas confiables), pasando en lenguaje la “oda al caldillo de congrio”, etc etc etc… Es por esto que para recordarnos por todas esas cosas que pasamos durante este el mes en nuestro querido colegio, hoy viajamos al pasado, nos ponemos un sombrero de marino, nos creemos Arturo Prat y les traemos a ustedes este TOP 5 llamado: LAS 5 COSAS TÍPICAS QUE HICIMOS EN EL COLEGIO PARA CONMEMORAR EL “MES DEL MAR”.

1.- Aprendernos el himno de los marinos:

Un clásico de clásicos sobre todo en dos momentos en particulares: el día del carabinero y el mes del mar. En estas 2 instancias nos hacían aprendernos el himno correspondiente, por lo que teníamos que estar en clase de música leyendo la letra, haciendo que entrara en nuestra memoria y practicando hasta que nos la aprendiéramos. ¿Nos serviría para algo después? ¡JAMAS PO! Porque, ¿De que me sirve saberme el himno de los marinos, si lo más cercano que tendré de ser uno será haber visto Papá a la deriva? Pero bueno, como el colegio se volvía loco durante el mes del mar con todas sus tradiciones y cosas típicas que hacer, entonces era algo que había que hacerlo nomás po. Por eso, hoy todos nos sabemos y cantamos “MARIIIINOS, SIN BACILAR (8)”.


2.- Hacer un acuario con una caja de zapatos:

Apenas comenzaba el mes del mar y el profe de artes plásticas automáticamente se volvía loco. Y es que bueno, con todas las manualidades trilladas que se hacían durante este mes, este viejo podía por fin hacernos clases y justificar el sueldo po. Así que de entre sus opciones sacaba la clásica, la típica, la vieja confiable: hacer un acuario con una caja de zapatos, forrado con papel celofán azul y relleno de pescados amarrados con un hilito y algunas otras cosas como conchitas, arena y todo lo que se nos ocurriera (podía ponerle un jurel en lata adentro, e igual serviría). Lo bakán si es que por último era una manualidad bonita de hacer, uno se entretenía caleta construyéndola y siempre quedaba ultra lindiwi. Lo penca si es que después del mes del mar terminaba en la basura, pero por lo menos igual nos sacábamos un 7 con ella <3


3.- Aprendernos de memoria y recitar un poema sobre el mar:

Como el mes del mar era una festividad que originó producto del combate naval de iquique, entonces casi todas las cosas que se hacían en el colegio giraban en torno a este hecho histórico. Y de entre ellas, una de las más importantes: el típico acto del colegio el 21 de mayo. Es que loco, no había nada más importante dentro de este mes que este acto, momento en el que casi todos los cursos del colegio tenían que hacer alguna cosa, ya fuera un baile, una obra o cualquier otra cosa para rellenar esa hora y media que duraba la cosa. Y siempre, SIEMPRE, en este tipo de actos tenía que haber alguien que recitara un poema por el mes del mar. Generalmente a todos hacían aprendernos un poema de memoria, pero solo uno era quien lo recitaba (el más mateo). Es en esta fecha que nos aprendimos poemas tan maravillosos y clásicos como: ARTURO PRAT CHACÓN.. DISPARA CON ESTE CAÑON.


4.- Desfilar vestidos de marinos:

Si una de las cosas importantes dentro del mes del mar en el colegio era el acto del 21 de mayo, la otra importante era el desfile este mismo día. Generalmente se hacía el acto y luego el desfile, o el acto un día antes y después el desfile.Y ahí estábamos nosotros, medios obligados-medios por nuestra cuenta, aunque nunca fallaba que el profe nos ofreciera décimas o un 7 por participar, chantajeándonos pa que le diéramos honor a Arturo Prat por lanzarse al huascar a lo arenita del edificio. Y dentro de este desfile, una de las cosas que a casi todos nos hicieron hacer cuando éramos más chicos: desfilar vestidos de marinos. Bueno, éramos tan pendejos que  no sabíamos lo ridículos que nos veíamos y que más que marinos parecíamos parte de Village People, pero por lo menos igual lo disfrutamos.


5.- Dibujar el combate naval de Iquique:

Como les digo, el profe de artes plásticas se volvía literamente loco durante el mes del mar, haciéndonos hacer una serie de cosas en torno al combate naval de iquique que hacía que nuestras muñecas y manos terminaran más atrofiadas que Stephen Hawking. Y dentro de todas esas cosas, una que nunca fallaba: el dibujo sobre el combate naval de iquique. ¿Saben? Es como raro pero todos, ABSOLUTAMENTE TODOS EN CHILE, hacíamos el mismo dibujo: a un lado a esmeralda, al otro lado el huascar y entre los 2 disparándose. Ni idea por qué éramos tan poco creativos, pero por lo menos podías tener un 7 fácil y más encima ponían tu dibujo en el diario mural. Algo es algo.


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *