Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 cosas típicas de una buena once familiar noventera

Puede ser que la tecnología ha mejorado la calidad de vida en muchos sentidos, pero también la ha estropeado en muchas cosas igual. Y por sobre todo en Chilito, uno de los momentosmás importantes pa que la familia compartiera junta en el hogar, se ha destruido poco a poco por esto: La Once. Y es que ahora hay que rogarle a la gente que salga de su pieza pa ir a comer juntos o que simplemente suelten un rato su celular y le miren la cara a los demás. Algo que en los 90 no era así, ya que en este tiempo la once era EL momento de compartir en familia. Tomando colacao, viendo la teleserie de las 8 o simplemente comiendo para luego salir a jugar a la calle. Por eso hoy quisimos volver a la unidad familiar, y le traemos este icónico TOP 5 digno de cada tarde en los 90, llamado: LAS 5 COSAS TÍPICAS DE UNA BUENA ONCE FAMILIAR NOVENTERA.

1.- Salir corriendo del colegio directo a la casa para ver El club de los tigritos mientras comías:

En los 90, el animé no solo estaba reservado para los otakus depresivos y sin polola, sino que en realidad los monos chinos eran la fuente de diversión para todos los niños y adolescentes del país, ya que había un programa en especial que daba todos los animés más bakan del momento, y los que se convertirían obviamente en la nueva colección de tazos de Evercrisp: El club de los tigritos, un programa maravishoso


2.- Tener que sacarte el uniforme antes de que quisieras tomar once (sino, te llegaba reto):

La once en los noventa era un momento perfecto pa compartir con la familia. El papi venía llegando del trabajo, la madre tenía la mesa lista y los hijos llegaban del colegio directo a la mesa a comer, nada de quedarse en la pieza pegado en internet o haciendo algo que te hiciera ir a comer cuando diera la gana. ¡NO SEÑORES! ¡LA ONCE SE RESPETABA, MIJITO! Pero al ser este un casi ritual, tenía también algunas reglas, entre la que sobresalía la principal: Ni se te ocurriera ir a tomar once con uniforme. Y loco, esto era lo que tu mamá siempre te hacía cumplir, ya que apenas llegabas a la casa ella te decía Ya, anda a sacarte el uniforme pa que tomemos once. Bueno, igual es entendible, porque antes la cosa era a pura camisa y corbata pa los hombres, y jumper pa las mujeres. Ahora los cabros se ponen cualquier cosa y no les importa nada. Que anarkista esta generación dioh meo.


3.- Comerte el Milo o Colacao a cucharadas:

Generalmente las onces en mi chilito (si bueno, lo pongo en mi perspectiva.. o sea, clase media C3) eran: cafe o té para los grandes, leche pa los niños, y su marraqueta con mantequilla o cualquier cosa rica que hubiera en la mesa. Pero si había algo que no había nadie que no le gustara hacer y que a esta altura debería ser parte de las tradiciones nacionales más arraigadas, es comerse el milo/colacao/nesquik a cucharadas. Es que de verdad, no había mejor manjarsh que poder hacer esto


4.- Ver con la familia entera la teleserie de moda de TVN:

Como una de las cosas obligatorias de cada once noventera era que la comida se hacía si o si con la tele prendida, habían 2 cosas que uno podía ver: o el programa juvenil que le gustara solo al cabro chico (Como el club de los tigritos, mekano, o cualquier otra cosa)o el clásico de clásicos de este tiempo: La teleserie del momento de TVN. Es que loco, las tremendas y notables producciones como Romané, El Circo de las montini, Iorana, Sucupira o cualquier otra, forjaron completamente su audiencia en toda la gente que las veía tomando once en ese momento. Es más, la once era el momento indicado pa cuchichear con toda tu familia con respecto a que podría pasar con la Jovanka y su amorío con el cura Juan Bautista, que historias nuevas se darían en el circo de Olga primera o como haría Fernando Balbontín para que supieran que aún seguía vivo en Isla de Pascua. ¡TREMENDO!


5.- Que tu mamá no te dejara salir a jugar a la calle hasta que comieras:

Antes de que existeran las consolas, los smartphones, el internet o cualquier otra cosa que nos hiciera ser prisioneros todo el día encerrados en nuestra pieza, antes de eso había un juego en 3D que siempre jugábamos: salir al pasaje a divertirnos con nuestros amigos. Y era bakan, porque cada vez que llegábamos de la escuela, podíamos hacer nuestra tarea y salir a la calle a juntarnos con la pandilla y hacer lo que quisiéramos. PEEEEEROOOO antes de eso,había una regla esencial que había que cumplir: Tomar once. Y es que las mamás que siempre quieren que todo se cumpla, jamás te dejaban salir a jugar a la calle sin primero haber comido. Así que ahí es cuando uno tenía que usar la famosa técnica de engullir la comida como una anaconda, y así salir lo más rápido posible a jugar. Eso nunca fallaba


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *