Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 cosas que toda niña de los 90 coleccionó

Los 90 fueron LA época de las colecciones. Los tazos, álbumes y láminas, polcas, cartas, un montón de cosas que todo niño quería para si y con lo que le hacía gastar todo el sueldo a suspapis. Pero los hombres no eran los únicos que coleccionaban cosas, porque las niñas
también tenían lo suyo. Cualquier cosa que tuviera hartos colores, olores y diseños era algo que merecía ser tomad y guardado en una colección. Por eso hoy le hacemos un homenaje a esa niña noventera que aún vive en muchas, y les traemos a ustedes este TOP 5 llamado: LAS 5 COSAS QUE TODA NIÑA DE LOS 90 COLECCIONÓ.

1.- Stickers:

Si hay algo que causó furor entre las niñas de los 90, esos fueron los sticker. Esas pequeñas figuritas con muchos motivos, que se podían pegar en cualquier parte, eran la obsesión de miles de niñas que cada semana se gastaban toda la plata en el Village más cercano, comprando stickers de frutillita, alguna princesa disney, corazones y flores o cualquier otra cosa que les sirviera para aumentar su colección. Y de verdad loco, quizá los stickers ahora no suenen en ninguna parte y hayan quedado en el olvido de lo obsoleto, pero durante los 90 si tenías la mayor cantidad de stickers posibles, eras la niña más privilegiada de todas. 


2.- Lápices de colores con brillitos y olor:

A las niñas les encanta llenar todas las cosas con colores. Es más, mientras para nosotros los hombres los cuadernos son simplemente un lugar donde escribir materia con un ordinario lápiz bic azul, las mujeres ven en los cuadernos otra cosa ven un mundo en el que se puede subrayar todo con distintos colores, escribir palabras con diferentes tonalidades y hacer dibujitos coloridos para que la cosa quede a tal punto que te de epilepsia ver el cuaderno. Por esto, para todas las niñas noventeras, esos lápices de colores eran todo lo que le pedían a los papás. Y sobre todo, los que causaban más furor eran los que tenía brillitos y olor, para que la cosa fuera aún más decorada. Un cuaderno digno de My Little Pony.


3.- Esquelas:

Los grandes causantes del tráfico ilegal femenino en cada recreo escolar, las hojitas más cotizadas por todas las mujeres durante los 90, el pedazo de papel que todas querían tener en sus manos: Las esquelas. Y es que de verdad loco, las niñas en los 90 se volvían locas por este pequeño pedazo de papel, que en todo caso no era solo una hoja cualquiera, sino que tenía diseños de lo que uno pidiera. Las esquelas del Rey León, de Frutillita, de Pocahontas, de Aladino, de Hello Kitty de cualquier cosa que fuera hecho para niñas, eran un artefacto que toda mujer guardaba y coleccionaba. Lo raro es que jamás escribían nada sobre esas hojas, solo lo coleccionaban por lo boniwis. Algo totalmente ilógico, pero ultra kawaii


4.- Servilletas:

A la mujer noventera, todo lo que tuviera un diseño bien femenino y repleto de flores y cosas así, era digno de ser coleccionado. Por lo que dentro de esta categoría comenzaron a entrar las servilletas, un artefacto que en realidad sirve pa algo tan asqueroso como limpiar los restos de comida de la boca, pero que las niñas en los 90 le vieron otro uso completamente diferente: el de colección. Por lo que si coleccionaste servilletas, no te sientas sola, porque fueron muchas las que les robaban las servilletas a la mamá, compraban en el supermercado o guardaban las que les gustaran cuando fueran a visitar a alguien. ¿Sirvió esta colección alguna vez? No, porque jamás una niña permitió que alguien se limpiara la boca con ellas. ¡ESO ERA UN PECADO!


5.- Mostacillas:

Si hay algo que las niñas de los 90 amaban con su vida, era ponerse a hacer collares y pulseras con mostacillas de todos los colores del arcoiris y los diseños más distintos que pillaran en la vida. Por eso, siempre pa navidad esa típica cajita con mostacilla de colores e hilos, era el regalo favorito que toda niña le rogaba llorando a su papá para que se lo comprara. Pero como 5 mil colores y 3 mil diseños distintos no era suficiente, las niñas pedían siempre querían más y más mostacillas, a tal punto de transformarse en una de las colecciones más preciadas por todas. Así que comprar bolsitas con mostacillas era un deporte oficial de tuda mujer en los 90. ¿Alguna vez usaron todas sus mostacillas? ¡JAMÁS! Porque al igual que otras colecciones ilógicas, a ellas parece que les gustaba más mirarlas que usarlas. ayayai. 


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *