Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 cosas que demuestran lo difícil que era escuchar música antes del Spotify

Para los amantes de la música, la vida en el 2016 es maravillosa. Podis descargar cualquier canción en internet, puedes escuchar música donde quieras en tu Smartphone, y si eres más bakan, puedes tener Spotify y escuchar lo que tu quieras en el momento que desees. Pero señores, la vida no siempre fue tan maravillosa pa los melómanos, es más, en años anteriores escuchar una mísera canción era una tremenda odisea. Olvídate de la facilidad de poder conseguir música, además de tener que depender completamente de las pilas durabell mordidas. Por eso, y en honor a todos aquellos que sufrimos por una mísera canción, hoy les traemos este TOP 5 llamado: LAS 5 COSAS QUE DEMUESTRAN LO DÍFICIL QUE ERA ESCUCHAR MÚSICA ANTES DEL SPOTIFY.

1.- Tener que esperar tu canción favorita en la radio para grabarla en un cassette:

En la época del cassette, era prácticamente imposible conseguir tus canciones favoritas si es que no tenías plata como pa comprarte algún cassette original, o si no tuvieras la cuea de que algún vecino lo tuviera y así pudieras grabarlo. Además, seamos sinceros, muchas veces uno solo quería una sola canción, por lo que esto se transformaba aún más imposible. Así que pa poder conseguir Barby Girl de AQUA o cualquier otra porquería de moda, no te quedaba otra que rezarle a la virgencita del carmen y a todos los dioses pa que en la radio. de pronto. sin esperarlo..sonara la canción que tu querías. ¡MILAAAGROOOO!! Y ahí no te quedaba otra que salir corriendo a buscar algún cassette wacho y apretar play justo en el momento indicado. Eso si, nunca faltaba que el locutor hinchapelotas se ponía a hablar encima de la canción, y ahí te jodía toda la cosa. ¡LOCUTORES DE CHILE..LOS ODIAMOS!!


2.- Darse la paja de rebovinar un cassette entero con un lápiz:

Una cuestión tan insignificante como apretar siguiente pa escuchar una nueva canción, o retrocederla como para escuchar alguna parte que te guste, era en los 90 una cuestión más épica que las 3 películas del Señor de los Anillos juntas. Es que loco, ¿Como rayos podías buscar fácilmente dentro de un cassette que simplemente es una porquería de plástico con una cinta que se enredaba más veces que Marco Enriquez-Ominami hablando? Así que como esta tarea era algo que debía hacerse, no te quedaba otra que recurrir al mejor amigo del cassette: un lápiz. Si, un lápiz. ¿Y por qué rayos? Porque el lápiz justo entraba en alguno de los orificios del cassette, permitiéndote así poder girarlo y rebovinarlo manualmente. La paja era gigante, pero por lo menos algo es algo.


3.- Que se te acabaran las pilas del Personal Stereo y morderlas esperando que se cargaran:

La llegada de los Personal Stereos fueron el comienzo de la transformación de la música portatil. Es que, ¿Que mejor que poder escuchar música donde tu quisieras, sin tener que sacar tu radio gigante a la calle y parecer una mezcla entre rapero gringo y un indigente? Pero como el Personal era igual un artefacto arcaico, estaba lleno de cosas que nos causaban problemas y algunos en los momentos menos indicados. Y dentro de estos, el peor de todo: Que se te acabaran las pilas. Loco, no sé por qué, pero como que las pilas nos troleaban a propósito, porque siempre se acababan en los peores momentos de todos. (No hay peor tortura que un viaje en bus sin música). Así que ahí no quedaba otra que volver a ser Australopitecus y sacar las soluciones más cavernicolas de todas, entre ellas: el morder las pilas. ¿Sirvió alguna vez de algo? Bueno, solo pa enchuecarnos los dientes.


4.- Descargar canciones (y virus) en el Ares y rogar al cielo para que alguien te las grabara en un CD:

Los años 2000 trajeron muchas cosas nuevas pa nosotros, entre ellas la jubilación sin AFP del Personal Stereo y la maravillosa creación del Discman. Y pa poder escuchar tus canciones en CDs y no en cassettes, también habían un par de problemas importantes, entre ellas, el poder conseguirte la música. En un mundo en que casi nadie tenía internet en sus casas, y ni siquiera les alcanzaba pa un pc (#VIVALACLASEMEDIA), no te quedaba otra que ir a un ciber cercano, meterte al ares y descargar la música que quisieras. Y bueno, luego de demorarte 5 horas en descargarte 6 canciones, además de dejar lleno de virus el pc, te faltaba una cosa más: grabar tu cd. Lo peor si es que los amigos que tenían grabador de cd en su casa eran igual de pocos que los diputados honestos, por lo que tenías que juntar las esferas del dragon como pa encontrar algún lugar donde grabar un simple cd. Problemas de antaño.


5.- Aguantar que el Discman pegara las canciones cada vez que ibas caminando:

Ya, pasaste la odisea de descargar la música y de grabarla en un cd pirata más caro que un Iphone 6 ahora a disfrutar con tu Discman pa escuchar música en toda parte. Aunque en realidad, ¿Seguro que disfrutar? Y es que los Discman tenían un maldito fucking problema que jamás tuvimos en los Personal Stereo, ni siquiera en la vitrola vieja de mi abuelo: Cada vez que caminabas, si el discman se movía aunque fuera un poquito, comenzaba a rayar los cds y las canciones se iban pegando a tal punto de que los cantantes parecían tartamudos crónicos. Y de verdad, era terrible porque tenías que ir caminando casi como bailarina de ballet como pa que el delicado del discman no se pusiera tarado. ¡AYAYAI DIOS MIO, POR QUÉ LA VIDA ME ODIA TANTO!!!


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *