Así Tal Cual - Esto es cultura pop...

Las 5 campañas anti-drogas del gobierno tan fracasadas que hicieron a la juventud chilensis aún más pastera

Creo que el gobierno tiene un problema con decirle a los jóvenes que no consuman alcohol y drogas. Desde la época de Adán y Eva que han estado tratando de crear campañas que logren conscientizarlos sobre el consumo de estupefacientes, tratando de meterles en la mente de que son cosas malas pium pium. ¿Y han funcionado? No, absolutamente ninguna. Y loco, de verdad lo han intentado de todas formas: a través de libros, afiches, comerciales de tv, dibujos animados, etc etc… pero no, nada funcionó, todo siguió igual de pastero que siempre. Es por eso que hoy queremos hacer un recorrido mental por toda la historia de fracaso de gobierno frente al pito y al vino en bolsa, y les traemos este TOP 5 llamado: LAS 5 CAMPAÑAS ANTI-DROGAS DEL GOBIERNO TAN FRACASADAS QUE HICIERON A LA JUVENTUD CHILENSIS AÚN MÁS PASTERA.

1.- Quiero Ser:

Resultado de imagen para quiero ser libro

El plan llevado a cabo por el gobierno que falló de manera más terrible, el libro que absolutamente todos los cabros del colegio terminamos odiando, la lectura obligatoria más penca y ñoña de la historia: El “Quiero Ser” en el papel podría haber sido algo que hubiese funcionado pa hacer que los pendejos se dejaran de consumir alcohol y drogas, pero terminó siendo tan penca que pa mi que el negro piñera usaba las hojas de este libro pa enrollarla y jalarse una linea. ¿Y por qué tan penca? Bueno, de partida era un libro que nos OBLIGABAN a leer en horarios como el consejo de curso, esa hora donde todos simplemente querían flojear en vez de estar aprendiendo que la droga hace mal. Lo otro es que el librito ese pecaba de ser demasiado “santurrón”, tratando de enseñarle a los cabros el bien y el mal, cuando la mayoría de mis compañeros ya le había visto el ojo a la papa. Ah, y finalmente porque simplemente era latero nomás, ni siquiera tenía diversión alguna. ¿Conclusión? A los niños que les enseño que el alcohol es malo, terminaron más borrachos.


2.- Don Graf:

El clásico Don Graf, aquel perro detective que te decía que la droga era mala (cacha po, un perro que era detective, que caminaba en dos patas y que hablaba… algo así solo debe hacer creado por alguien que mínimo se pegaba una jalá de neoprén al día). El gran error que cometió es que al ser dibujos animados, los cabros chicos simplemente lo tomamos como eso: un dibujo animado, algo que era creado para entretenernos un rato y listo. Nada así como “oooooohhhh…hoy vi a Don Graf y decidí que jamás volveré a tomar una cerveza”. Además terminaba cayendo en el mismo error que han caído todas las campañas del gobierno: ser demasiado noña frente a una juventud que ya sabe que las guaguas no nacen de la cigueña. ¿Cachai? Así es imposibles enseñarles algo po.


3.- Marori y Tutibú:

Imagen relacionada

El equivalente del “Quiero Ser” para los niños más pequeños del colegio, el libro que tenía la misma misión de hacer entender a los pequeños que el alcohol y droga hace mal… y que tenía de portada un par de cabros chicos con un ornitorrinco a un lado y un guarén al otro (¿Aló, ilustrador drogado?). Sinceramente yo soy viejo, así que solo alcancé a usar el Quiero Ser, pero dentro de toda la info que he recogido sobre Marorí y Tutibú, me doy cuenta de que simplemente cometió el mismo error que el primer libro: ser demasiado ñoño e idealista, como si el mundo en el que viviéramos se transformara en un nuevo paraíso si es que alguien le dice que no al alcohol y las drogas. Bueno, por último los niños al ser más susceptibles a enseñanzas así, quizá podrían haber tomado de mejor forma lo que decía este libro. Pero, ¿Y qué pasó? Nada po, fracasó como todas las otras campañas gubernamentales. O sea, siguió con el ritual.





4.- Manual para personas bajo la influencia de la marihuana:

Pucha, si ya las campañas anteriores del gobierno por último habían tratado de hacer algo serio que funcionara, esta simplemente o se hizo pa que fuera una burla o había que despedir sí o sí al publicista que lo creó. Y es que el “Manual para personas bajo la influencia de la marihuana” puede haber sido una buena idea en el año en que se creó, pero verlo ahora en una época en donde ya se sabe que la marihuana inclusive tiene efectos positivos en el cuerpo, es pa simplemente joderse de la risa con unos videos en los que aparece un pendejo que no sé si es un estudiante o actor de The Walking Dead. Lo que pasa es que hicieron a los marihuaneros tan pero tan tontos, que más que una campaña gubernamental parece un sketch de El Club de la Comedia. ¿Y funcionó? Obvio que no po, funcionó más pa mirarlo volao y joderse de la risa.


5.- Porque no soy mono:

CONACE 2008 - Es probable que durante los 15 años que se han hecho, las campañas del Conace no hayan alejado a ni una sola persona de la droga. Si ya es difícil conseguirlo con un mensaje directo, claro y bien elaborado, con los mamarrachos que año a año intentan hacer creer que en la droga no está el camino, es imposible. Ahora se combate la marihuana apelando al deterioro de las aptitudes básicas que su consumo generaría. “Vuelve a ser inteligente”, su última joya, es tan caricaturesca que sólo un lunático completamente drogado, borracho y lobotomizado podría ser afectado por ella. Si ayer se intentó con monitos animados, Zamorano, jóvenes buena onda-mala onda con aspecto de soplones y un sinfín de confusas frases que fomentaban la triste idea de volarse sin la ayuda de la química o de reventarse corriendo en una cancha de baby fútbol a cambio de reventarse en la misma cancha con tolueno o pasta base, hoy la moneda de cambio es el autocontrol y la posibilidad de ser alguien eficiente y rentable en vez de un vago. Fuma marihuana el médico de nuestros hijos, el abogado de la defensoría, la profesora de química, el carpintero, el ministro y la protagonista de la teleserie. Todos la fuman, para sentirse mejor y funcionar con serenidad, y a nadie se le ocurre que su inteligencia está en peligro. El abuso por cierto genera daño, al igual que abusar del trago, la comida, el deporte, el trabajo o ver televisión. Pero de ahí a convertirse en un idiota por fumarse un caño de vez en cuando. Por favor, ahórrense la plata, que ya llega a ser sospechoso donde está yendo a parar. Fuente: www.theclinic.cl - Fotolog

De verdad el gobierno y el “Conace” en ese tiempo (Ahora Senda, demás que lo cambiaron porque el primero jamás logró sacar a nadie de la pasta) se ganaban premio tras premio de campañas ultra horribles y pencas sobre el consumo de drogas, que no servían pa nada. Y esta lanzada el año 2008 no fue la excepción: Un par de afiches e imágenes en las que sale un mono fumando y tomando, y dice “Copiando a tus amigos que andan komo piojos?”. De partida, estas campañas se parecen al típico tío que tiene crisis de los 40 y que para tratar de volver a ser joven, quiere hablar igual que ellos. Porque ese “como piojos”, o aquel “komo” con una k digna de fotolog de flaite, eran simplemente un intento triste de querer llegar a la juventud. ¿Y funcionó? Obvio que no po. Es más, no me extrañaría que alguien haya usado el afiche pa enrollarlo y hacerse uno weno.


 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *